Se habla mucho sobre la hidratación capilar, pero ¿sus clientes saben todo lo que hay detrás de ella? Es importante señalar todas las ventajas de este tratamiento, ya que a pesar de ser necesario para el cabello, es muy poco usado y siempre pierde terreno frente a los tratamientos químicos más agresivos que alisan. Incluso el cabello virgen necesita hidratación, ya que agentes como el sol, el viento, el mar y la piscina también eliminan las defensas naturales del cabello.

Los beneficios de la hidratación capilar

La hidratación capilar tiene como objetivo reponer los lípidos y el agua de las hebras, dejándolas más saludables y brillantes. El tratamiento no contiene formol, queratina ni aminoácidos. Para hidratar el cabello se aplican máscaras específicas para este fin, que actúan sobre la fibra capilar durante unos 20 minutos. Cuanto más tiempo actúe, mejor. Así que si su cliente tiene prisa, es mejor dejarlo para otro día.

¿Quién necesita realizar la hidratación capilar?

El tratamiento es adecuado para las personas que se quejan del cabello seco, que usan mucho la plancha y el secador, o que tienen el pelo muy rizado o tratado químicamente. Quien tiene el cabello muy graso también puede hacer el tratamiento, ya que por lo general la oleosidad sólo afecta a la raíz y las puntas suelen estar extremadamente secas. Esto sucede mucho a quienes realizan un alisado progresivo. En este caso, la hidratación debe ser aplicada a lo largo de las hebras.

La forma de aplicación varía en función de cada profesional y del producto utilizado. El Post-Química de Kerensa es ideal para una hidratación capilar y para continuar el tratamiento en casa. Su fórmula es rica en Proteínas de Quinoa y Aceite de Baobab, que reconstruyen el cabello dañado y lo dejan más fuerte, suave, brillante y renovado. Es importante mostrar el resultado del producto en el salón para que el cliente desee continuar con el tratamiento en casa.

La hidratación capilar tiene los siguientes activos:

  • Ceramidas: sellan las cutículas del cabello.
  • Glicerina: retiene el agua presente en la superficie del cabello.
  • Aceites vegetales: dejan el pelo suave y brillante.
  • Aceite de Argán: evita la pérdida del agua del cabello.
  • D-pantenol: tiene propiedades humectantes.
  • Derivados de silicona: proporciona una película protectora sobre el cabello.

¡Indique a su cliente realizar hidrataciones mensuales!