La proteína de quínoa y aceite de baobab, actúa en el rescate absoluto del cabello damnificado, revitalizando la fibra capilar y dejando el cabello más fuerte, suave y brillante.